12 abril 2007

Zip, Zip... ¡Hurra!

Comprimir archivos para que ocupen menos y descomprimir archivos comprimidos para poder usarlos es una de las operaciones nuestras de cada día. Es una operación tan frecuente y necesaria que casi todo usuario con un mínimo de experiencia ha oído hablar de la compresión digital, sabe qué es un compresor, conoce algunos formatos de compresión y, sobre todo, está familiarizado con el más popular de todos ellos: el formato de compresión ZIP.

Tan popular ha llegado a ser este último que Windows XP ya incluía algún soporte nativo para la compresión y descompresión en este formato. Pero la funcionalidad que este nos brinda es tan básica que sigue siendo conveniente el uso de algún programa que nos ayude a trabajar con ficheros comprimidos. Sí, pero... ¿cuál?

Si estás frente a un Windows en el que todavía no tienes instalado ningún programa que te permita manejar (cómodamente) los ficheros .zip, probablemente te decidirás por ponerte el WinZip: hace mucho mucho tiempo que este es el programa más popular para esto. Vete a su web y descárgatelo. Como verás, WinZip NO es gratis pero te ofrecen una versión de prueba completamente funcional. Lo siguiente que te toca es decidir: pagar o no pagar.

Si te decides por pagar, tendrás un buen programa que funciona muy bien, totalmente legal, con todos tus derechos como usuario, y el correspondiente afecto y agradecimiento de los que viven de esto y de los que dependen económicamente de ellos. (Esto cuesta dinero, sí.)

Si te decides por no pagar, podrás escoger entre tres caminos: el bueno, el feo y el malo.

El camino feo, también llamado camino de en medio, consiste en instalar la versión de evaluación y soportar con estoica paciencia todas las peticiones del programa para que te compres la versión de pago. Acabado el periodo de prueba, deberás desinstalarla y volverla a instalar para disfrutar de un nuevo periodo de prueba. Hasta el momento, la estrategia de la casa es la de "venta por agotamiento": no te ponen demasiados impedimentos para que uses el programa pero te piden te piden te piden te piden que compres. Si eres capaz de resistirlo...

El camino malo consiste en conseguir una versión totalmente funcional y sin molestias mediante la aplicación de un crack. Bajarse un crack para el WinZip y hacer doble clic para instalarlo supone un reto intelectual de una dificultad semejante a la de ir a buscar un pañuelo y limpiarte con él las narices. Pero, aunque feo está lo de pedir, más feo está lo de robar. Y yo no puedo, para casos como este, recomendarte este camino; pues, además, como todo el mundo sabe, cada vez que se aplica un crack, en el mundo muere un gatito...


¡Pobre gatito!

El camino bueno (¡por fin!) consiste en usar una alternativa gratuita a WinZip. Voy a recomendarte dos de ellas: 7-Zip y ZipGenius.

7-Zip es una alternativa opensource al WinZip. Puedes descargarlo gratuitamente de su página web: www.7-zip.org. Siempre es recomendable leer la licencia bajo la que se distribuye cada programa; pero, si vas a hacer un uso "normal" del programa, te bastará saber que puedes usar 7-Zip en cualquier equipo, incluso con carácter comercial, sin tener para ello que registrarte ni pagar.

7-Zip funciona perfectamente y, además, aporta todas las ventajas del opensource; peeeeero he de advertirte que no sería del todo extraño que le acabases encontrando alguna carencia en cuanto a formatos soportados o funcionalidades. Así que, si no eres un fanático del opensource, te recomendaría que probases también ZipGenius, que es una alternativa gratuita que cubre todas las necesidades del usuario típico.

ZipGenius no es opensource sino freeware, pero los señores de la Softpedia dicen que el programa está 100% limpio y yo tampoco he visto nunca propaganda ni cositas feas en este programa. Si te decides a probarlo, lo podrás encontrar en su propia página web www.zipgenius.it, en la propia Softpedia o en cualquiera de los típicos sitios de descargas de freeware.

ZipGenius ofrece una interfaz y una integración con el sistema muy similar a la de WinZip. Desde que me lo instalé no he echado de menos ningún otro programa de compresión de archivos: la versión standard ha cubierto de sobras todas mis necesidades "de típico usuario". Además, me he sentido aliviado, dichoso y feliz por no tener que declinar con amabilidad y paciencia infinita las constantes invitaciones de WinZip a pasar por caja. Y es que, sí, yo soy de esos a los que no les gusta matar gatitos...

5 comentarios:

nali dijo...

No sé si es porque mi máquina está un poquito cochina pero tras instalar ZipGenius (que me ha parecido un programa muy bueno) cuando seleccionaba un archivo .CAB mediante el explorador de Windows, éste se moría. Y lo peor de todo, no he podido o no he sabido evitarlo. Muy a mi pesar, lo he tenido que desinstalar para regresar a 7z ya que uso con frecuencia los .CAB.
¿A alguien más le pasa?

Hernan Berguan dijo...

Amaver, jomío...

Si tras instalar un nuevo programa te casca el explorador, que es el interfaz de windows (windows' shell), y tras desinstalarlo deja de cascarte; puede que lo que ocurra es que las extensiones de interfaz (shell extensions) de este tengan algún tipo de conflicto con las de otro ya existente, cosa de la que no tiene "la culpa" el último en llegar.

¿Has investigado quién está haciendo que muera tu explorador?

¿Has buscado después en Internet, si eso no te ha dado ya pistas suficientes, si alguien más ha tenido tu mismo problema? (ZipGenius es una herramienta MUY popular y los .CAB no son precisamente desconocidos ni infrecuentes.)

No puedo ni quiero investigar el problema del que hablas, debido a que aportas insuficientes datos relevantes (por no decir ninguno) para ello. No obstante, te diré que alguna vez he visto algo similar debido a la coexistencia en la misma máquina de varios de estos programas (winzip, 7zip y zipgenius). A mi no se me presenta el problema del que hablas, y puede que sea porque uso ZipGenius en solitario: no suelo tener instalados varios programas que hagan lo mismo.

Y ahora voy a permitirme un comentario a tu comentario...

Agradezco que leas el blog y aún agradezco más que comentes los artículos. Sin embargo, tú, como programador que eres, entenderás perfectamente lo que generalmente hay tras esas frases de tipo "me instalé el EsteSoft y petó el ordenador". Este tipo de frases apuntan implícitamente al programador de EsteSoft como culpable del problema; y, en ocasiones, lo es. Pero otras veces la principal causa del problema es el usuario, el sistema operativo, aplicaciones de terceros o una interminable lista de incompatibilidades totalmente ajenas a EsteSoft y respecto a las cuales el programador de EsteSoft no puede hacer absolutamente nada.

Si encuentras un bug en ZipGenius, por favor, házselo saber a la gente de ZipGenius para que lo corrijan: todos los que usamos ZipGenius te lo agradeceremos.
Si no estás seguro de que lo tenga, por favor, pon un poco más de mimo en la redacción de los comentarios negativos (y "no lo pude usar porque petaba" lo es). Ten un poco de cuidado en cómo dices lo que dices, a fin de que resulte políticamente correcto. Todos los que procuramos porque los programadores sean respetados como personas y profesionales que son, te lo agradeceremos.

En fin, que ¡un poquito de por favor, hombre! Y un saludo, compañero.
:)

unjubilado dijo...

¡Qué poco me gustan los zip! Yo tengo el WinZip clásico y nunca me ha dado problemas, claro que lo utilizo muy poco y solamente para descomprimir archivos, así que no he buscado más.
Saludos

Orlando Marcial Hernández dijo...

Que tal...

Pues bien yo utilizó el winrar, aunque lo tengo prueba.... creo que es dependiendo del uso como te puede llegar a molestar esa leyenda...

Tengo que decir que encontre este blog buscando única y esclusivamente una imagen del gato de Sherk, pero me agrado mucho.

saludos y bien por tu blog.

Alex dijo...

En mi computador hay muchos zip files. Y tengo complicaciónes con estos archivos. Pero he encontrado - reparar .zip en el Internet hace algunas jornadas. Despues el instrumento ha recuperado mis files durante un minuto y de balde como he recordado.